Postes y Alumbrado Publico bl

Prensa Libre Nagua: El COVID-19 Discrimina

Por
Adriano Espaillat

Representante
Cámara Baja en EE.UU Distrito 13-Manhattan

La
carrera para abordar el impacto del COVID-19 en las comunidades negras y
marrones es una carrera para salvar a todos.

Santo Domingo está paralizada
durante la pandemia en curso de coronavirus, sin embargo, no todos los
residentes están atentos a la guía de expertos locales, estatales y nacionales
de salud pública para ayudar a prevenir la propagación del COVID-19. La semana
pasada, aparecieron fotos de un grupo de pasajeros abarrotados en el tren No. 2
durante la hora pico de las 6:00 p.m.

Si bien algunos de los
viajeros usaban máscaras, era inevitable que los extraños mantuvieran un
distanciamiento social adecuado porque para estos viajeros, era el único medio
de transporte viable para asistir a los empleos que les exigen estar
físicamente allí. Usted podría preguntarse, leyendo esto desde la seguridad y
comodidad de su hogar, por qué razón habría tales imágenes de neoyorquinos
incapaces de emular su ejemplo de quedarse en casa.

En Manhattan, la comunidad
más afectada es Washington Heights y las comunidades vecinas. En El Bronx, los
más afectados por el virus son las comunidades del Sur y las del corredor oeste
de la Grand Concourse, como Fordham Heights, Highbridge, Mt. Eden, Morris Heights,
University Heights y Mt. Hope. Los residentes en el Oeste de El Bronx se
encuentran entre los más afectados en la ciudad.

En Brooklyn, el virus ha
afectado las áreas de Brighton Beach y Manhattan Beach, Gravesend, Sheepshead
Bay, etc., y ha impactado con fuerza en Queens, particularmente en vecindarios
minoritarios como Woodside, Jackson Heights, Elmhurst, East Elmhurst y Corona.
Según un informe publicado esta semana que detalla las muertes en la ciudad de
Santo Domingo por raza y etnia, los latinos representan el 29% de la comunidad,
pero representan el 34% de las muertes relacionadas con COVID-19.

Del mismo modo, los
afroamericanos representan el 22% de la población de la ciudad, pero
representan más del 28% de las muertes por COVID-19. Las diferencias notables
en comparación con las poblaciones blancas y asiáticas, que representan el 32 y
el 14% de la comunidad respectivamente, es que el virus no está afectando a
estos grupos casi a las mismas tasas.

El sistema está roto y es
una cuestión de equidad y desequilibrio que aún afecta desproporcionadamente a
las comunidades afroamericanas y latinas. La Oficina de Estadísticas Laborales
de los EE.UU muestra que, entre los trabajadores afroamericanos y latinos,
ambos grupos en números totales (miles) y en porcentaje tienen menos capacidad
de trabajar desde casa en comparación con sus pares blancos y no hispanos y
latinos.

Parte de esta dinámica es
el resultado de la ocupación. Pero no se trata simplemente de FTE versus no FTE
versus exento. Para las familias y comunidades minoritarias más afectadas por
COVID-19, estos acrónimos y categorías no son el punto.

El punto es que los
neoyorquinos afroamericanos y latinos trabajan en “trabajos
esenciales” que no siempre garantizan beneficios tales como un seguro de
salud sólido, licencia familiar y por enfermedades pagadas, contribuciones de
pensión o varios vehículos de ahorro financiero exentos de impuestos.

Estos trabajos apenas
pagan el salario mínimo o no pueden garantizar suficientes horas semanales o
mensuales para mantener a una persona, no digamos a una familia. Y son estas
realidades las que continúan afianzando y agravando las disparidades de salud,
los empleos con salarios bajos y las tasas más altas de desempleo en tiempos de
estrés económico que una vez más se están llevando a la vanguardia de la
conciencia de EE.UU  en medio de la
actual emergencia de salud pública.

Abril es el Mes Nacional
de la Salud de las Minorías y, en circunstancias normales, esta sería la época
del año en que creamos conciencia sobre los problemas de salud que persisten y
perjudican a nuestras comunidades minoritarias y sensibilizamos sobre las
medidas y prácticas preventivas para disminuir la cronicidad y compartir el diálogo
y llevarlo a otro nivel.

Los afroamericanos y los
latinos están constantemente en mayor riesgo de sufrir problemas de salud,
tanto ambientales como hereditarios, que tienen efectos perjudiciales en la
calidad de vida. Los latinos tienen 1.7 veces más probabilidades de ser
diagnosticados con diabetes que los adultos blancos no hispanos y
desafortunadamente eso significa un mayor riesgo de enfermedad renal en etapa
terminal como resultado de la diabetes y una tasa de mortalidad ajustada entre
hombres y mujeres más alta que en comparación con los blancos no hispánicos.

Además de las
implicaciones para la salud, hay mayores impactos económicos que se detallaron
recientemente en un informe del Center for American Progress que aborda la
desigualdad racial y el impacto que el COVID-19 está teniendo en las
comunidades de color. Muchas minorías trabajan en profesiones que no
necesariamente conducen al teletrabajo.

De acuerdo con un informe
de la Oficina de Estadísticas Laborales de EE.UU. que detalla las
características de la fuerza laboral por raza y etnia (2018), los hombres
afroamericanos y latinos tienen más probabilidades que los hombres blancos y
asiáticos de trabajar en industrias como el transporte y las ocupaciones de
traslado de materiales.

Además, el 28% de los
hombres latinos empleados trabajan en recursos naturales, construcción y otras
ocupaciones de mantenimiento, en comparación con los hombres blancos. Como
resultado directo del coronavirus, estos trabajadores se están infectando por
el virus a tasas más altas y están siendo despedidos a tasas más altas en todo
el país.

Los datos publicados por
el Departamento de Salud e Higiene Mental de la NYC muestran que los
afroamericanos y latinos tienen la mayor mortalidad según las muertes ajustadas
por edad. Sin embargo, los informes recientes y ahora los datos cuantitativos
que se recopilan indican que el virus está afectando a las minorías en grados mucho
mayores y tiene un impacto inmediato en lo que solo puede describirse como un
estado ya frágil del empleo, la salud y el logro general de los afroamericanos
y latinos aquí en EE.UU.

Esto no es solo un
problema en la ciudad de NY. Los Centros para el Control y Prevención de
Enfermedades de EE.UU, en su más reciente Informe Semanal de Morbilidad y
Mortalidad sobre su inspección de 14 estados (incluido NY), el porcentaje total
de residentes afroamericanos fue del 18%, pero entre el número total de pacientes
hospitalizados con COVID-19, 33 por ciento eran residentes afroamericanos.

Incluso a partir de la
recopilación de datos preliminares, parece que las comunidades minoritarias,
particularmente los afroamericanos y los latinos se ven desproporcionadamente
afectados por el COVID-19, muchos de los cuales tienen condiciones médicas
subyacentes y afecciones metabólicas, como enfermedad pulmonar crónica,
diabetes mellitus y otras enfermedades cardiovasculares subyacentes.

Superar el COVID-19
requiere los esfuerzos de cada uno de nosotros, de todas las comunidades,
trabajando juntos para detener la propagación de este virus mortal y ayudar a
salvar vidas.

Hago un llamado a los
residentes de Harlem, East Harlem, El Bronx y Washington Heights y a todos los
constituyentes del distrito congresual 13 de NYC a prestar atención a las
instrucciones y pautas establecidas por los funcionarios de salud pública para limitar
la propagación de la enfermedad, practicar el distanciamiento social y quedarse
en casa para mantenerse saludable y ayudar a salvar vidas.

Todo está en juego:
nuestras vidas y la estabilidad y recuperación de nuestras comunidades. Estos
son tiempos sin precedentes para nuestras comunidades, nuestra nación y el
mundo y requerirá que cada uno de nosotros haga su parte para ayudar a salvar
vidas.

Source:feedproxy.google.com