Postes y Alumbrado Publico bl

la política de la verdad

Pueblo: Pedro Hoyos: la política de la verdad

Pedro Hoyos: la política de la verdad

Pedro Hoyos hace años viene poniendo en la agenda pública los temas más urgentes. Ha insistido en la necesidad de un foro público donde se le ponga límites a las nefastas decisiones administrativas que pagan obras a precios excesivos y no siempre son las prioritarias. Y viene reclamando de la autoridad acciones contundentes contra la contaminación del aire, quizás el problema más agudo del municipio. Editorial Pueblo

En los años que ha ejercido el control político a través de este medio, ha logrado que las autoridades vuelquen su atención a problemáticas como la del matadero. En el 2012, a partir de un informe publicado en el informativo Pueblo, se logró que la planta de sacrificio fuera retirada del sector urbano, donde afectaba a la población con los olores y los ruidos ofensivos. 

En 2013 fue uno de los que hizo denuncia pública de las extralimitaciones de la administración Ortiz al implementar ilegalmente un sistema de fotomultas en una zona en la que la alcaldía no tiene jurisdicción.

En el 2014 fue el abanderado del descontento colectivo ante la inminente instalación de una termoeléctrica a carbón que conduciría a que Girardota incrementara sus niveles de contaminación. Dicha lucha lo llevó a instaurar una acción popular producto de una juiciosa investigación en la que invirtió cerca de 20 millones de pesos, y  que hoy se encuentra en curso en el tribunal superior de Antioquia. 

En su ejercicio de veedor de la función pública, denunció los dudosos contratos del entonces presidente del concejo municipal, Robinson Hernández, en los cuales se evidenció irregularidades con un contratista que luego sería procesado por el famoso escándalo de corrupción en Barbosa. Ante estas denuncias la Procuraduría emitió un concepto que le dio la razón a Pedro. 

También ha denunciado públicamente los desaciertos de las administraciones al endeudarse para adquirir lotes con plata prestada, a costos elevados y pagando intereses. Fue uno de los que dejó en evidencia las inconveniencias de entregar el alumbrado público a privados, demostrando cómo se nos incrementarían los servicios públicos. Pedro le ha contado a la ciudadanía como es que las obras siempre necesitan sospechosas adiciones presupuestales. Y plantea  preguntas que hasta ahora ningún funcionario responde: ¿cómo planifican si siempre necesitan gastar más de lo que se proyecta inicialmente? ¿Por qué las obras siempre quedan mal hechas? ¿Por qué se paga más de lo que vale comercialmente? ¿Por qué gastar en estatuas, paseos de concejales a San Andrés y Miami dizque a capacitarse, cuando hay necesidades más acuciantes?

Por eso Pedro no cae bien entre la clase política local. Por eso se han agazapado en una sola campaña. Lo que pareciera no saber, es que mucha gente no es idiota para seguir eligiendo al mismo círculo político de siempre. Pedro tiene muchas posibilidades, y al llegar a muchos se les acabará el negocio que tienen con la política. No saben cómo callar sus verdades e incómodas preguntas. Y para contrarrestar su discurso, solo les queda la descalificación. 

Voto de opinión favorece a pedro

Los resultados de las últimas contiendas electorales han dejado entrever un fenómeno interesante en Girardota. En el 2015, Pedro Hoyos obtuvo 5730 votos de confianza de personas que, en su mayoría, lo hicieron a conciencia, racionalmente. Luego, en la primera vuelta presidencial, Sergio Fajardo, obtuvo una votación de 10775 votos en Girardota superando a otros caciques electorales que tenían maquinaria activa. Fue el único municipio del Área donde Duque perdió.
Estos resultados prendieron las alarmas de los políticos tradicionales. Y han ensayado varias estrategias para sacar a Pedro del ruedo. Primero con Diana Osorno, al tratar de arrebatarle el aval del partido Verde. Luego Diego Agudelo se une con toda la política tradicional del municipio supuestamente para vencer a Ortíz. Hasta Duber Sánchez intentó, sin ningún escrúpulo, que el movimiento Más conciencia se le uniera al león desconociendo la trayectoria de política de los últimos años.
Ahora andan diciendo que a Pedro Hoyos no la alcanza para ganarle a Ortíz. Y que entonces hay que votar por Diego, Duber o Diana. Pero a quienes hay que ganarles, es a todos ellos, que son lo mismo que Ortíz. El mismo equipo, una sola familia. Y en sus cuentas deberían tener presente que la gente  ya es consciente. Que los votos ya no son todos de estómago. Pedro es el único que ganaría a todos, porque de quedar alguno otro, sería más de lo mismo. 

El candidato que no genera dudas

El primero es Fernando Ortiz que sin pena de retrotraernos a la edad media dice que los cambios generan retrocesos, un oximorón intencional para justificar su perpetuación al estilo monarquía absoluta. No le teme a ser premoderno con todo el signo de violencia que carga ese miedo al cambio, ese conservar un orden así esté podrido.

Para los demás Pedro es incómodo por verdadero, porque no camufla lo que quiere decir y porque asume sin descanso dos frentes en el que todos tienen rabo de paja: la mala administración y la flexibilidad ambiental que se desprende de ella.

Le cobran a este candidato independiente no ser político de profesión y sí de vocación. Por ser el de la gente honesta y que piensa más allá del mero lucro individual. Representa un caudal de jóvenes cansados de la mentira oficial y repetida de que Pedro no tiene experiencia en lo público y no sabe administrar, negando su carrera como empresario, docente directivo, asesor de varias empresas públicas y privadas, y como periodista generador de opinión pública en torno a temas claves de la política local. 

Saber develar realidades incomodas le ha servido a Pedro Hoyos para mostrar que puede ser un buen servidor público. En su vida privada le sirve al pueblo con desinterés en varias esferas, y administrando el aparato municipal con la política como servicio puede transformar la realidad de la corrupción enquistada desde hace varias generaciones.

El que le teme al cambio va a cumplir tres aspiraciones a la alcaldía (Ortiz), los que se presentan como opción de cambio (Diego, Duber y Diana) han trabajado con él. De manera que estamos ante una lucha de uno contra todos, lo que en política es bello porque deja que todo se decante para el pueblo con más claridad.  

Desde Grecia, como inventora de la democracia, ya  se pensaba en mecanismos contra la corrupción haciendo que votaran los más aptos, formados, independientes y probos. Si así fuera en nuestra localidad, Pedro Hoyos ganaba sobrado. Por la sencilla razón de que no captura el voto de estómago,  no da tejas ni cemento, no sale con propuestas descrestantes. Habla de un buen vivir partiendo de descontaminar el aire y también la política. 

Source:chimeneainformativa.blogspot.com