Postes y Alumbrado Publico bl

EL JUGOSO NEGOCIO DEL ALUMBRADO PÚBLICO DE BUGA

Julián Latorre, Alcalde de Buga, y una
coalición de 13 concejales anticiparon una nueva concesión del sistema de
alumbrado público. El próximo 15 de noviembre se termina el contrato entre el
Municipio de Buga y ENELAR S.A. E.S.P., compañía que literalmente se llenó los
bolsillos con los aportes de los bugueños, que incumplió todas las
disposiciones legales y técnicas en materia de alumbrado. Lo único con lo que
cumplió, fielmente cada mes, fue con apropiarse unas jugosas ganancias. El
gobierno local ha propuesto corregir todos los problemas que causó la concesión
con Enelar con una nueva. Como dicen por ahí: “borrón y cuenta nueva” o
borrón y saqueo nuevo. 

El nuevo negocio será por 20 años, entre
2018 y 2037. Hay de por medio más de 196.000 millones de pesos, que serán
pagados por los bugueños. También está involucrado un inversionista que pondrá
en la mesa 12.500 millones de pesos para financiar el cambio de 7.475 lámparas,
se supone que en el primer año, o sea 2018. Por esta inversión, que corresponde
al 6% de total de ingresos del alumbrado en los 20 años, el inversionista se
apropiará del 40% del ingreso. Eso es una cifra cercana a los 80.000 millones
de pesos.

La nueva concesión es obra de la
consultora y banca de inversión Právne Consulting Group, experta en proceso de privatización en el campo de los
servicios públicos. Esta firma diseñó la ruta jurídica e hizo las cuentas
matemáticas para hacer muy rentable el negocio. A propósito de cuentas, la
firma dijo:

“Una vez analizado el ingreso actual
por concepto del impuesto de alumbrado público, éste sería suficiente para
cubrir los costos asociados a la prestación del servicio, pero no permiten
realizar una inversión en nueva tecnología, por lo que se plantea un incremento
conservando por instrucción municipal la estructura tarifaria y categorías
determinadas en Acuerdos Municipales anteriores por el Concejo Municipal”

Las
tarifas con las que arranca la nueva concesión.



El
sector residencial. 
En total Buga tiene 37.812 usuarios
residenciales, que aportan 142,5 millones de pesos mensuales por concepto de
alumbrado público. Con la nueva concesión el aporte será de 153,9 millones de
pesos mensuales (alza del 8%).

En la primera proyección que hizo la firma
el incremento más bajo era para el estrato 1 y 2, con un alza del 8%, el cual
es superior al incremento del IPC y del salario mínimo de los años recientes. Entre
tanto, para el estrato 6 el alza era del 34%. El alza promedio global para el
sector residencial era del 18,5% (Ver Tabla 1).

Sin embargo, luego de que algunos concejales
y ciudadanos denunciaran el alza exagerada, la firma presentó una segunda
proyección con un alza general del 8% para los usuarios residenciales (Ver
tabla 2). Aunque menos agresiva el alza, sigue siendo superior al IPC y al
incremento del salario mínimo de los años recientes. Todo para favorecer las
ganancias de un particular.



Usuarios
comerciales. 
En Buga 2.465 usuarios están catalogados
como comerciales. Estos aportan 123,5 millones de pesos mensuales. Con la nueva
concesión pagarán 155,4 millones de pesos mensuales (26%), bajo el siguiente
esquema tarifario (Ver tabla 3).

El alza que regirá desde enero del 2018 será del
24% promedio global para los usuarios comerciales. Esta categoría no sufrió
tantas modificaciones entre la primera y la segunda proyección de la firma
Právne. 

Usuarios
industriales.
En total 235
usuarios representan el campo de los industriales. Actualmente aportan el 15%
del recaudo del alumbrado público, con 51,4 millones de pesos mensuales. Con la
nueva concesión pasan a pagar 69,4 millones de pesos mensuales (incremento del 35%).
El alza promedio global para todos los usuarios de este sector será del 27%,
tal como se puede analizar en los datos de la tabla 4.













Usuarios
del sector oficial. 
A este sector corresponden todas las
instituciones de carácter públicas e incluyen los parques públicos. En total
son 156 usuarios que aportan 18 millones mensuales, aproximadamente. En la
disputa por la nueva concesión este sector tuvo dos niveles de aumento. Con la
primera proyección que hizo Právne aportaría 24,9 millones de pesos mensuales,
bajo el siguiente esquema (Tabla 5). En esta proyección el incremento de las
tarifas promedio era del 36%.

Sin embargo, cuando Právne hizo la segunda
proyección de las tarifas para ajustar las del sector residencial en 8% y no en
18,5%, esta reducción se trasladó en forma de aumento al sector oficial. El alza
para el sector oficial será del 48% promedio, tal como se puede inferir de los
datos de la tabla 6.













En resumen, las tarifas que regirán desde enero del
2018 tendrán un incremento con respecto a las actuales tal como se aprecia en
la tabla 7. Un alza desproporcionada para favorecer a un inversionista que
reemplaza al Estado en una responsabilidad que éste no debería entregar. La
nueva concesión es un jugoso negocio hecho a costillas de los usuarios del
sistema del alumbrado público.

La tabla 8 revela con exactitud la
magnitud del incremento en las tarifas para cada una de las categorías de
usuarios. Estos incrementos los proyectó la firma Právne y los aprobó el
Concejo municipal –salvo 4 concejales- sin un estudio socio-económico como lo
indica la Ley. El único criterio que utilizó la firma fue asegurar la
remuneración mensual del nuevo inversionista. ¿Por qué entregarle a un
particular lo que es y deber ser una responsabilidad del Estado sin que le
cueste, además, la tranquilidad financiera a los usuarios? 


Conclusiones.

1. La nueva concesión del servicio de
alumbrado público no fue consultada a los usuarios.

2. El Concejo no realizó ni una sola
audiencia para socializar y concertar con los usuarios la propuesta que le
presentó el Alcalde para que aprobaran.

3. El incremento de las tarifas es
desproporcionado y amenaza las débiles finanzas de los bugueños.

4. Se descartó de la prestación directa sin
que existiese un estudio que indicará la inviabilidad técnica, financiera,
administrativa y económica de esta alternativa.

5. Ni la firma que realizó el estudio, ni el
Alcalde que lo contrató, ni el Concejo que aprobó la nueva concesión responden
a la pregunta: ¿Por qué es inviable la prestación directa? Y me refiero a una
respuesta con sustento técnico.

6. Los bugueños tendremos que decidir en las
urnas la prestación directa del alumbrado, a través de una consulta popular.

7. Una consulta en la que los bugueños
respondan afirmativamente: ¿Está usted de acuerdo SI o NO que el municipio de
Santo Domingo de Buga preste de manera directa el servicio de alumbrado?

Cuando el alumbrado es público, la ciudad
recibe beneficios. Cuando el alumbrado es privado, la ciudad produce beneficios
para un particular.

No a la concesión del alumbrado público.

Sí a la prestación directa.

Source:kollcesar.blogspot.com