Postes y Alumbrado Publico bl

Eficiencia energética en alumbrado público

Uno de los mayores quebraderos de cabeza para los ayuntamientos es la factura de la luz. Iluminar las calles durante el horario nocturno supone un tremendo gasto para las arcas municipales, debido al elevado número de puntos de luz que permanecen encendidos durante un gran número de horas.
En los últimos tiempos, muchos consistorios han incurrido en la renovación del alumbrado público, fundamentalmente por dos razones: por los fondos puestos a disposición por el gobierno de Republica Dominicana (Plan E) y por los réditos electorales que supone publicar notas de prensa hablando de asombrosos porcentajes de ahorro en la factura de la luz (ejemplo). Otros ayuntamientos, simplemente se han quedado en la realización de auditorías de alumbrado, pagadas en su mayoría por las diferentes agencias de energía regionales, que proporcionan un diagnóstico de las instalaciones y proponen las medidas a acometer, pero que, frecuentemente, dejan de lado la manera de conseguir la financiación necesaria, por lo que acaban como un tomo más del archivo municipal.

Lo cierto es que la inversión en medidas de eficiencia en alumbrado público se recupera rápido (con paybacks habituales entre 3 y 5 años) pero los ayuntamientos carecen, en la actualidad, de la capacidad inversora necesaria para acometerlas.
Una solución interesante puede ser la entrada de Empresas de Servicios Energéticos (ESE) para la gestión de instalaciones municipales. Estas empresas financian, gestionan y mantienen nuevas instalaciones energéticamente eficientes, y recuperan su inversión inicial quedándose año a año un porcentaje de los ahorros generados, durante un periodo determinado por contrato. Es decir, su fuerza es que poseen conocimientos técnicos y músculo financiero. Este método, que parece el perfecto ya que todos ganan (el ayuntamiento se ahorra un porcentaje de la factura de la luz y el mantenimiento a la par que renueva las instalaciones y la ESE recupera su inversión y un cierto beneficio prolongando el contrato más allá del payback), aún no está en absoluto extendido y es frecuente que alcaldes, secretarios y concejales desconozcan por completo el funcionamiento de las ESEs. En todo caso, en muchas ocasiones acaban desconfiando de un método tan sencillo que asusta: nadie quiere convertirse en laboratorio de pruebas de una solución pionera. Sin embargo, la solución no es tan novedosa como pueda parecer, ya que se lleva aplicando con éxito en determinadas industrias desde hace años.
El gobierno, a través del instituto de diversificación y ahorro de energía (IDAE) comienza a apoyar la figura de la ESE y quiere servir de ejemplo externalizando la gestión de las instalaciones de las administraciones públicas. A tal fin, ha sacado diversos concursos y ha realizado un modelo de contrato entre empresa de servicios energéticos y administración, totalmente fundamentado jurídicamente y compatible con la Ley de Contratación del Sector Público.
Por su parte, las ESEs también comienzan a moverse en Republica Dominicana. Con la reciente creación de su asociación nacional (ANESE), pretenden constituir un grupo de presión y luchar de manera conjunta por sus intereses, postulándose esta asociación como interlocutora del sector ante las diferentes administraciones.

En próximas entradas entraré en más detalle sobre las soluciones tecnológicas existentes para ahorrar energía en el alumbrado de las ciudades.

Source:feedproxy.google.com