LED TECHNOLOGY

¡La iluminación en el puesto de trabajo! – Tecnoiluminación

Escrito por: Unidad de Accesibilidad de COCEMFE.

Cualquier actividad que realicemos va a necesitar que haya una buena iluminación. En la iluminación es importante conocer el aspecto cuantitativo (la cantidad de luz que se necesita para realizar el trabajo) y el cualitativo. En estos aspectos la luz debe tener componentes de radiación difusa y directa cuya resultante produzcan sombras suaves que nos permitan percibir la forma y posición de los objetos (lo mejor es tener la luz del techo y el flexo encendido).

Hay que evitar las reflexiones molestas, que dificultan la percepción de detalles, y también evitar los deslumbramientos y las sombras excesivas, que sólo se evitan colocando las lámparas luminarias o pantallas que ocultan la visión directa de la luz para que oculten la visión directa del foco de la luz y que refleje cierta cantidad de luz sobre el techo y parte superior de las paredes, que deben ser de colores claros para difundir mejor la luz.

También hay que realizar un mantenimiento de la instalación. Si el mantenimiento no es el conveniente el envejecimiento de la lámpara y la acumulación de polvo sobre las pantallas luminarias pueden producir una pérdida de parte de la iluminación. Por lo que las luminarias deben limpiarse a menudo con una frecuencia suficiente para evitar el descenso del 20-30% de la iluminación. La sustitución de las lámparas también hay que realizarla de forma sistemática, sin esperar a que se fundan. Las lámparas de incandescencia mantienen su eficacia lumínica hasta el momento antes de que se fundan, pero no ocurre lo mismo con las lámparas fluorescentes, ya que estas pueden continuar iluminando mucho tiempo después de que su eficacia haya bajado notablemente. Por lo general, después de 1000 h de uso la eficacia de una lámpara fluorescente puede estar por debajo del 75%.

SISTEMAS DE ILUMINACIÓN.

Hay interés en que haya luz natural, ya que resulta ser más beneficiosa por ser de mayor calidad y bienestar. Por ello, existe una tendencia actual a construir locales de manera que se obtenga luz natural mediante ventanas amplias, claraboyas en el techo, etc. Pero, dado que la luz natural varía con el tiempo atmosférico, hora del día, estación del año, y otras situaciones, es importante contar con una situación de luz superficial.

Generalmente la situación de iluminación más usada es la artificial, ya que se produce una iluminación más uniforme, generalmente con un apoyo de iluminación natural.

Se distinguen:

1. Iluminación general uniforme.

Las luminarias (pantallas del techo: lámparas incandescentes y fluorescentes) están repartidas regularmente por todo el local, sin tener en cuenta los emplazamientos de los puestos de trabajo.

El nivel de iluminación media deberá ser igual al requerido por la tarea visual que se debe realizar. Este tipo de iluminación se emplea en locales donde los sitios de trabajo no son fijos, como por ejemplo la sala de montajes.

Este tipo de iluminación debe de cumplir dos requisitos fundamentales:

  • Debe estar provisto de un dispositivo o estructura protectora para evitar deslumbramientos.
  • Debe distribuir una fracción de la luz que emite al techo y a una parte superior de los muros.

En cuanto a la altura de la instalación, las luminarias deben colocarse lo más alto posible para disminuir el riesgo de deslumbramiento y mejorar el reparto de la luz en el local.

2. Iluminación general con iluminación localizada de apoyo. 

Se consigue colocando focos luminosos cerca del plano de trabajo, con lo que se refuerza la iluminación general. Este tipo de iluminación se recomienda en diferentes circunstancias:

  • En trabajos que requieran exigencias visuales muy críticas y, por tanto, niveles de iluminación igual o superior a 1000 lux.
  • Cuando se necesite que la luz venga en una dirección determinada.
  • Cuando la iluminación general no alcance a ciertas zonas porque haya obstáculos interpuestos.
  • Cuando se necesite más nivel de iluminación en beneficio de trabajadores de edad o personas con problemas de visión.

3. Iluminación general localizada en determinadas zonas del techo.

Distribuye la luz de forma regular como la iluminación general uniforme. La principal diferencia es que las luminarias deben estar muy bien estudiadas durante el proyecto porque hay que saber donde colocarlas para conseguir una iluminación adecuada.

Está indicada para locales de trabajo en los que los puestos o máquinas que requieran un alto nivel de iluminación están dispuestos a intervalos irregulares.

También se recomienda para las oficinas (no sobre la mesa de trabajo, pero sí cerca). La iluminación de las mesas ha de ser lateral y no frontal por lo que hay que procurar que los puestos de trabajo estén situados entre las filas de las luminarias en vez de colocarlas debajo de las mismas.

CONDICIONES DE ILUMINACIÓN EN PUESTOS DE TRABAJO CON PANTALLAS DE VISUALIZACIÓN DE DATOS.

Últimamente cada vez se emplean más las PVD, fundamentalmente en oficinas, lo que ha provocado que aparezcan problemas de salud. La alteración más importante es la fatiga visual, que da síntomas tales como sensación de vista cansada, hipersensibilidad a la luz, molestias oculares, irritación conjuntiva, picores, lágrimas, etc.

Por ello, se hace necesario un control de estas pantallas prestando atención especial a las condiciones de iluminación en el trabajo. Los problemas se deben a que las pantallas de visualización de datos se han instalado en el mismo escenario donde se desarrolla las tareas tradicionales de oficinas, sin pensar si es el lugar adecuado o se requieren otras condiciones de iluminación.

El trabajo con una PVD implica 3 tipos de tareas visuales:

1.      Lectura del texto en la pantalla.

2.      Reconocimiento de letras y símbolos del teclado.

3.      Lectura de documentos próximos a la pantalla.

Pantalla.

La legibilidad de un texto en la pantalla depende de diferentes parámetros, como las dimensiones y colores de los caracteres. Pero uno de los parámetros más importantes es el contraste entre los caracteres y el fondo de la pantalla. Este contraste está disminuido cuando el nivel de iluminación del puesto de trabajo es elevado y aparece la pantalla como cubierta por un velo. A éste fenómeno se le denomina “luminancia de velo”.

A parte de las condiciones de iluminación, otro aspecto importante a comentar es el de la radiación emitida por la pantalla de un ordenador. En estudios realizados en Suecia se ha comprobado que las radiaciones emitidas por la pantalla del ordenador son de poco poder de penetración por lo que las radiaciones emitidas no llegan a sobrepasar los valores máximos que fija la reglamentación y no se consideran perjudiciales para la salud.

Otro punto a tener en cuenta es que el monitor debe colocarse a una distancia igual a la agudeza visual del trabajador, para que no le obligue a un movimiento continuo de cabeza y cuello y le permita una visión clara de los caracteres de la pantalla. La distancia entre la persona y la pantalla puede variar entre 30 y 80 cm.

Se ha de tener en cuenta también el movimiento de los ojos, que sea mínimo, es decir, debe estar debajo de la línea del horizonte visual, en una franja de entre 5o y 35o por debajo de la horizontal, para la superficie superior e inferior, respectivamente, del monitor.

Teclado.

En cuanto al teclado, los focos de luz que se sitúan sobre el terminal informático pueden ser reflejados por las teclas, ya que estas suelen ser cóncavas y el material suele ser brillante.

El documento.

La legibilidad de un documento que esté situado cerca de la pantalla de visualización de datos dependerá de dos factores

  • El contraste del documento.
  • El nivel de acomodación de los ojos del operador.

El contraste del documento

Cuando la luz incide en determinadas direcciones el contraste entre el texto (usualmente en negro) y el fondo, si es papel blanco, puede llegar a ser cero, haciendo prácticamente ilegible el texto.

Acomodación de los ojos del operador.

Cuando el documento está en el plano horizontal, a diferencia del de la pantalla que está en vertical, se requiere un trabajo continuo de acomodación del ojo, por lo que se recomienda el uso de un atril que coloque el documento en vertical y además ese documento debe estar a la altura del monitor, para poder ser visto sin movimientos bruscos ni del cuello ni de los ojos.

Source link