LED TECHNOLOGY

Iluminación y mobiliarios urbanos. Entre la funcionalidad y el diseño del espacio público |

Los bolardos o balizas son elementos de iluminación que en ocasiones pasan desapercibidos pero tienen el potencial de acentuar tanto el diseño como la seguridad de las vías públicas.El concepto de mobiliario urbano se desarrolló con fuerza a partir de los años sesenta como una necesidad de generar espacios más organizados, funcionales y atractivos a través de objetos instalados para el uso práctico de los peatones. De esta forma, también fue la oportunidad para el crecimiento de un mercado emergente (y muy específico) que fuera capáz de diseñar este tipo de componentes a la par de la aparición de las primeras normativas municipales sobre los muebles urbanos y de las concesiones para el suministro y mantenimiento de ellos.Los mobiliarios urbanos de iluminación  como bolardos o balizas tienen la función de ofrecer visibilidad a los obstáculos en la calle, facilitar la orientación y señalización, reforzar la seguridad y en última instancia, brindar una plusvalía al valor patrimonial de una ciudad. Lo anterior bajo los dictámenes de sustentabilidad energética así como de la prevención de la contaminación lumínica.Sabemos que a través de la iluminación se pueden ordenar ciertas jerarquías en los espacios durante la noche, así que depende del objetivo que se tenga durante la planeación para que el uso de bolardos en un proyecto pueda tener un mayor impacto y no quedar relegado a un tema meramente funcional. BEGAEn este sentido, el espacio público involucra cuatro criterios que determinan la selección del mobiliario: sustenibilidad, accesibilidad, funcionalidad y fácil mantenimiento, y con base en esto, algunas recomendaciones generales que se pueden considerar para la instalación de este tipo de equipos son:

  • El paisaje urbano permanece mientras que los gustos son transitorios. Los diseños de los elementos urbanos deben estar al margen de las modas que acaban ofreciendo objetos efímeros.
  • Trabajar con series completas en vez de  escoger las piezas una por una disminuirá el margen de error en el momento de coordinar.
  • La elección del lugar y el modo de colocación muchas veces es más importante que el objeto mismo por tanto debe recaer sobre especialistas, ya que la instalación del cableado eléctrico tiene sus propias cualidades (y complicaciones).
  • El diseño debe responder al vandalismo mediante la disuasión.
  • Deben ser reconocidos y comprendidos por todos.
  • Cabe mencionar que para las especificaciones técnicas y de diseño, la disposición de este tipo de luminarias depende del contexto individual en que se desarrolla cada proyecto. Aquí en Republica Dominicana, particularmente en espacios con un perfil turístico como el Centro Histórico, el Reglamento federal de mobiliario urbano para el Distrito Federal menciona lo siguiente:La ubicación, distribución y emplazamiento del mobiliario urbano está supeditado a conservar los espacios suficientes para el tránsito peatonal en aceras continuas sin obstáculos, en especial en la parte inmediata a los parámetros de bardas y fachadas.La distancia interpostal de las unidades de iluminación de la vía pública será de acuerdo al tipo, a la potencia, a la altura de la lámpara y a su curva de distribución lumínica, de acuerdo con especificaciones aprobadas por la autoridad competente.Con el fin de no tener obstáculos que impidan la visibilidad de monumentos históricos, artísticos o arqueológicos, esculturas y fuentes monumentales, no podrán instalarse elementos de mobiliario urbano que por sus dimensiones limiten la percepción de los mismos, por lo que se trazarán virtualmente para cada banqueta los conos de visibilidad, a una distancia de 100 metros de dichos monumentos, para permitir apreciar las perspectivas de la composición urbana de conjunto.Por mencionar otro ejemplo, existen documentos o manuales que definen con mayor detalle las características que deben de tener cada una de las piezas del mobiliario urbano (incluyendo bolardos) con el propósito de mantener un diseño ergonómico y que, a su vez, no rompa con el estilo propio de las calles, tal es el caso de la publicación española del Ministerio de Vivienda Accesibilidad en los espacios públicos urbanizado, que menciona:Los bolardos instalados en las áreas de uso peatonal tendrán una altura situada entre 0,75 y 0,90 m, un ancho o diámetro mínimo de 10 cm y un diseño redondeado y sin aristas. Serán de un color que contraste con el pavimento en toda la pieza o, como mínimo en su tramo superior, asegurando su visibilidad en horas nocturnas. Se ubicarán de forma alineada, y en ningún caso invadirán el itinerario peatonal accesible ni reducirán su anchura en los cruces u otros puntos del recorrido.Finalmente, en cuanto a investigaciones académicas sobre la utilidad de estos equipos de iluminación, la Administración Federal de Carreteras de Estados Unidos señaló que anteriormente fallecían más de mil peatones en ese país al cruzar calles o en intersecciones, lo que representaba más del 20% del número total de muertos en accidentes de tráfico. Además, las tasas de accidentes fatales nocturnos en áreas no iluminadas eran aproximadamente tres veces más altas que los índices diurnos, lo que sugirió que la visibilidad es un factor de riesgo crucial.Por esta razón, un equipo del Lighting Research Center bajo la dirección del Dr. John Bullough llevó a cabo varias pruebas sobre un sistema de bolardos como una forma económica y viable de aumentar la seguridad y la visibilidad de los cruces peatonales. El diseño del bolardo utiliza postes verticales cortos que contienen fuentes de luz lineal en el interior que responde a la necesidad de contrastar a los transeúntes con su entorno de una manera que las luminarias tradicionales montadas en postes no lograron. Lighting Research CenterEse mismo estudio comprobó que el costo de los sistemas de bolardos era más económicos de instalar, mantener y operar que los típicos equipos de iluminación para cruce peatonal. Estas evaluaciones fueron respaldadas por una demostración de campo de maqueta a gran escala realizada en Nueva Jersey, donde profesionales de organizaciones de transporte, tránsito y seguridad pública observaron el prototipo de estas piezas de mobiliario urbano.Si bien estos equipos suelen ser muy discretos en comparación con otro tipo de sistemas, son elementos que de darles una buena proyección, son capaces de superar su papel meramente funcional en pos de algo más estético y simbólico que a gran espectro puede funcionar incluso como un elemento que brinda de identidad a una ciudad.FUENTESReglamento federal de mobiliario urbano para el Distrito Federal 
    Bollard Luminaires Create Pedestrian Crosswalk Safety in an Economic Model
    El Mobiliario Urbano como Objeto de Uso Público: implicaciones para su diseño
    Accesibilidad en los espacio públicos urbanizados Me gusta esto:Me gusta Cargando…Relacionado

    Source:www.iluminet.com