LED TECHNOLOGY

“El mercado de los LED es una tierra sin ley” |

Conversamos con el ingeniero Rodolfo Guevara sobre tecnologías disruptivas, sistemas inteligentes y deficiencias en la industria de la iluminación.Con una trayectoria de más de 30 años en la industria, el ingeniero Rodolfo Guevara, un personaje adelantado a su tiempo nos comparte su visión crítica y aguda sobre los retos que se le han presentado, principalmente contra la falta de conocimiento dentro del medio pues en su opinión, con frecuencia el mercado de los LED es tierra sin ley y muchos venden sin tener el conocimiento de sus propias soluciones.“Nuestra visión como empresa va muy de la mano con el concepto de energía disruptiva. Los disruptores asaltan la parte más baja del mercado, se hacen del control, van mejorando su oferta y tecnología, lo que les permite escalar hacia segmentos de mayor valor hasta que terminan por desplazar o incluso desaparecer a sus antiguos líderes. Nosotros estamos innovando, tenemos productos que no existen con la competencia, ni siquiera en otros países.”La cita fue en sus oficinas ubicadas en Atizapán, Estado de Republica Dominicana. Nos recibió con mucho entusiasmo en compañía de algunos miembros de su equipo de ingenieros (jóvenes en su mayoría).Para comenzar, nos presentó un panorama general de su compañía. Proyectos Especiales Inteligentes conocidos también como Mundo Peint es una empresa mexicana especializada en la investigación, desarrollo y manufactura de equipo electrónico, involucrados principalmente con el ramo de la iluminación. De igual forma, ofrecen asesoramiento para gestionar edificios y espacios públicos con un enfoque inteligente.Después de una pequeña pausa para una taza de café, surgió el tema de actualidad sobre la iluminación inteligente y el ingeniero Rodolfo continuó:¿Por qué se le denomina luminario inteligente? Sabemos que el gabinete debe de tener electrónica, sensores de presencia que se comuniquen de manera inalámbrica, que registren actividad y todo se encuentre automatizado. Pero todo esto queda en segundo término sino se contempla otros factores, les explico la razón.A nosotros nos han contratado para hacer diagnósticos y/o evaluaciones de las condiciones de los sistemas de iluminación de “edificios inteligentes” y existen muchos casos que son de pesadilla. He tenido que corregir proyectos de alto presupuesto porque las bases de su planificación no estaban bien hechas.Proyectos con paneles fotovoltáicos mal hechos que dejan de funcionar en pocas semanas, planes de gobierno que buscan ser ecológicos pero al no tener el suficiente conocimiento (o el sentido común) toman malas decisiones y terminan por ser inútiles, el verdadero problema es la falta de conocimiento.Hace varios años, IESNA lanzó el estándar LM-80 que involucra el flujo mantenido del LED, periodo de vida útil, temperaturas en pruebas de laboratorio, etc., con la intención de que los fabricantes estandarizaran la calidad de sus productos, ya saben, buena gestión térmica, LEDs de alta calidad, tarjetas de estrato de aluminio, la óptica y la calidad del driver. Sin embargo, pocas empresas en el mundo tienen dicho estándar… de hecho solo son cinco en todo el mercado (y nosotros le compramos a tres de ellas). Entonces vemos con frecuencia que el producto que sale al mercado no suele cumplir con los requerimientos necesarios de estas normas internacionales y en el caso particular de Republica Dominicana solo se adoptaron algunos elementos para las NOM 030 y 031.En la planificación de un edificio inteligente de alto nivel, otro problema recurrente es la poca importancia que se le da al proyecto eléctrico. Muchos despachos o constructoras están acostumbradas a realizarlos de la misma forma desde hace veinte años y no se dan cuenta que estas aplicaciones también evolucionan. Esa fue una de las razones por las que nosotros (y con tecnología propia) nos quedamos con el proyecto eléctrico de la Torre Mayor y no otras empresas extranjeras de gran renombre.Y fue así porque emitimos una carta diciendo que no estábamos de acuerdo con la propuesta y no significaba que el proyecto estuviera mal, solo que era algo convencional y poco adecuado para el objetivo de hacer de la Torre Mayor un edificio inteligente. Y bueno, hubo un conflicto de varias semanas, toda una polémica ¡cómo una empresa mexicana le va a decir una compañía norteamericana que esta mal su propuesta! pero finalmente aceptaron que teníamos razón. Tener más de 30 años de experiencia haciendo lo mismo cada día no significa que esté bien hecho significa que no ha evolucionado. Por eso siempre recalco que el proyecto eléctrico tiene que ir de la mano con la filosofía de un edificio inteligente.Y he aquí otra problemática, muchas veces no se cree que las empresas mexicanas puedan competir en calidad frente a las de renombre extranjero, y eso, gradualmente lo hemos tenido que enfrentar y finalmente demostrar con hechos que existe la posibilidad de competir.Otras experiencias que dan cuenta de las carencias que en el mercado de la iluminación fueron durante mi tiempo como miembro de la SMI (Sociedad Mexicana de Ingeniería). En esa ocasión la Secretaría de Energía lanzó un proyecto de ahorro energético y parte de esa labor era presentar un manual. Los que participamos pudimos ver muy de cerca cómo está la situación del país respecto a estos temas. Ya imaginarán, no se tocaba el tema de sistemas de control, lo único que se tenía eran los gabinetes con resistencia a la corrosión, su respectiva eficacia luminosa y la idea de que el balastro debía ser electrónico pero para eso se tenía que definir exactamente a qué se referían.Participamos alrededor de 100 personas entre organizaciones, empresas y la Universidad de Berkley y aparentemente ya teníamos la solución y todos los elementos correctos pero les comenté que de qué servía el mejor luminario si los ajustes de control eran de mala calidad. Es obligado un buen sistema de control, incluso me involucré en el diseño de la NOM 007 en edificios de administración publica y luché muy fuerte para que se tomara en cuenta el control porque, de nueva cuenta, el desconocimiento en este territorio es evidente.Yo soy ingeniero electrónico, me dedico a esto desde muy joven y fabrico equipo desde los 18 años. Antes era muy distinto, en aquel entonces teníamos un atraso tecnológico de 50 años y cuando yo pedía manuales o libros técnicos tenía que traerlos de Estados Unidos para comenzar a nutrirme de información, sin embargo, no faltó la ocasión que al pedir componentes a través del fax, me respondían que no me los podían vender porque todo indicaba que era para construir armamento.Siempre he tenido sed de aprender y mi meta ha sido ser el mejor porque verdaderamente podemos ser los mejores y esa filosofía es la que inculco a mi gente. Es bien importante que si uno va a entrar al mercado debe ser capaz de posicionarse con la plena seguridad de que se tiene bien dominado el conocimiento del tema.Puede ser muy difícil fabricar con tecnología propia, no faltó la ocasión en que mis propuestas fueran ignoradas o criticadas pero de nuevo, tener conocimiento sobre lo que se está hablando brinda muchas oportunidades. En otra ocasión al hablar con el director de una planta sobre que las refacciones que pedía se encontraban discontinuadas, y al ofrecerle mi producto argumentando que era mucho mejor, más moderno y nacional, él me criticó y le dije: Total tu vas a defender tu producto, si el mío es mejor que el tuyo, me lo compras y si el tuyo es mejor te lo regalo. Y en esos casos yo tenía las de ganar porque yo conocía de cabo a rabo el producto de la competencia, solamente así, luchando y defendiendo es como he salido adelante.Por lo mismo he tenido conflictos y choques de ego muy fuertes, he sido amenazado y presionado para vender mi tecnología, han intentado hacerle daño a mi gente, incluso golpearon a dos de mis ingenieros y les robaron equipo, el conflicto de intereses es un tópico muy complicado.No es fácil, ha sido dramáticamente complejo por todo este abanico de obstáculos desde malinchismos a envidias, pero eso nunca me ha detenido, nunca me quedo con la boca cerrada y en más de una ocasión me he vuelto algo despiadado. Como mencioné al inicio, todo esto es parte del concepto de tecnología disruptiva que manejamos como parte de nuestro perfil.Es necesario divulgar el conocimiento y capacitar a todos, tanto a los que compran como a los que venden. También darle más apoyo a las empresa mexicanas, que sepan que existe tecnología nacional de alta calidad.Durante los últimos minutos de la entrevista, con el café frío y el rostro perplejo, le preguntamos cuáles eran los siguientes pasos para él y su compañía:Como ya mencioné, la tecnología que desarrollamos es de muy alto nivel, un producto en particular que si quisiera mencionar es nuestro poste inteligente. Cuenta con sistema de medición de calidad del aire, sensores de microondas, se le puede agregar una pantalla para incluir distintos servicios municipales ya sea de seguridad o de salud, todo dirigido a un centro de monitoreo.Hay una empresa mexicana que actualmente ya presenta soluciones a problemas que apenas serán una realidad en unos años. ¿Qué sigue? Darle una proyección internacional y que se tenga presente que una empresa nacional como la nuestra puede competir contra cualquier fabricante del mundo, lo podemos hacer porque es un hecho que ya lo estamos haciendo.Me gusta esto:Me gusta Cargando…Relacionado

Source:www.iluminet.com