LED TECHNOLOGY

Diseño generativo, soluciones infinitas a un mismo problema |

Desde la invención de la rueda hasta las luminarias que actualmente conocemos, la forma de diseñar ha sido igual. ¿Cómo podemos cambiarlo?

Las experiencias, circunstancias y contexto son factores que determinan la manera de diseñar y son fuentes de inspiración para cualquier creativo. “Para un músico la ciudad en la que creció, las personas que formaron parte de su vida marcan las letras de sus canciones” dice Nacho Vegas.

La suma de dichos elementos, aunado al conocimiento derivan en un objeto, tangible o intangible, llámese edificio, escultura, mueble, canción o poema. ¿Pero hasta qué punto los gustos de alguien limitan su capacidad de diseñar? ¿Y si cambiara la forma de crear objetos? ¿Qué pasaría si tuviéramos la capacidad de ofrecer 10, 100 o 1,000 posibles soluciones a una necesidad?

Hoy existe una alternativa que nos permite responder a esas preguntas, el diseño generativo que de forma sencilla podemos entender como un proceso en el cuál codificamos todos los parámetros que intervendrán en un objeto, se introducen en un programa especializado y el ordenador se encargará de generar diferentes soluciones que cumplan con los requisitos, siempre una mejor que la anterior, de manera similar al proceso evolutivo.

Si analizamos la iluminación y todas las posibilidades que brinda, podemos entender que es, por naturaleza, un elemento generativo debido a las posibilidades (casi) infinitas. ¿Hasta dónde podemos llegar si combinamos la luz con el diseño generativo?

Los diseñadores y autores del libro “Generative Gestaltung” definen al diseño generativo como un proceso cíclico basado en una idea abstracta que se aplica a una regla o algoritmo.

El ingeniero Santiago Martín, en su conferencia de Ted Talks compara la metodología generativa contra la tradicional de la siguiente forma: el proceso convencional sigue los pasos pensar (elementos involucrados en la resolución de un problema) -—> buscar (una o varias alternativas para solucionar) -—> evaluar (la mejor forma de resolverlo); después de todo el proceso viene la fabricación del objeto.

Mientras que la metodología generativa propone codificar (los parámetros involucrados) -—> simular (a través del software para obtener varias soluciones) -—> generar (la mejor manera de resolver el problema); al obtener los resultados podré fabricar el objeto que mejor se adapte. El gran cambio entre las dos maneras de diseñar es que la primera se centra en el resultado final y la segunda está enfocada en el proceso para obtener un objeto.

El diseño generativo permite ver varias soluciones posibles hasta decidir cuál es la mejor. En arquitectura ocurre de la siguiente manera, el diseñador propone formas y el software puede generar el acomodo de los espacios que más convenga para aprovechar de mejor forma la aportación de luz natural.

Uno de los diseños más famosos es “Bone chair” de Joris Laarman. En un software se indicó las características que definirían a la silla como dimensiones, puntos de apoyo, materiales, etc. A partir de eso empieza a generar diferentes diseños, tal vez algunos que no había pensado el propio diseñador.

Es posible aplicarlo en la iluminación, pero no podemos encontrar aplicaciones en una edificación; sin embargo, es posible empezar a imaginar hacia dónde va o cuáles serán sus primeras aplicaciones.  Por ejemplo, no estamos alejados de ver luminarias diseñadas con el proceso generativo. Lo difícil será asignar funciones matemáticas a parámetros como lúmenes, dimensiones, fuente de luz y materiales, por mencionar algunos. Mientras tanto debemos conformarnos con ver la aplicación en impresionantes exposiciones artísticas.

Weaving Machine/Zhang Yimou

Entre 2017 y 2018, el director cinematográfico de origen chino Zhang Yimou trabajó en una puesta en escena que combinaba iluminación, sistemas de control, música, artes chinas y performance (representado por una bailarina en el escenario), lo que daba vida a un espectáculo generativo.

En la pieza artística, el sistema de iluminación es de suma importancia. Cuenta con un control que permite variaciones en la altura de cada elemento, así como cambio de color de forma independiente sin perder la esencia de la obra que es imitar los movimientos de un telar. Solo con estos cambios es posible tener varias combinaciones en el escenario.

Otro aspecto relevante de “Weaving machine” es la forma en que resalta la importancia del ser humano a lado del avance tecnológico. Pero también mostrar como pasado (bailarina) y presente (tecnología) pueden acompañarse sin opacar uno al otro.

77million painting/Brian Eno

El autonombrado no-músico, colaborador de David Bowie, Brian Eno, montó una exposición de música generativa combinado con sistemas de control y proyectores en su obra “77 million painting”.

Una de las grandes ventajas de este proceso es que no tiene limitantes más que las que se indiquen y, a diferencia de un diseñador, no se define por sus gustos y experiencias, que influyen a la hora de diseñar. La búsqueda no tiene un límite, propone la exploración del infinito, dice el artista. Para ver una pieza igual de su obra solo será necesario observarla algunos millones de años.

En ella encontramos otro ejemplo de que utilizar esta forma de diseñar no pierde el lado humano, ya que el creador explica que dicha pieza se conecta con una de las primeras influencias que tuvo en su vida a los 5 años, en el momento en que un familiar compró un proyector para ver películas y no olvida la impresión que causó en él la forma en que veía los colores.

La idea del arte generativo consiste en salir de los procesos usuales. Siempre se espera que el artista entregue una obra terminada, pero de esta forma no es así. La obra se encuentra en constante cambio y el creador no puede predecir lo que sucederá.

Este proyecto se compone de aproximadamente tres mil imágenes que se proyectan en diferentes pantallas gracias a un software que lo combina con sonidos creados por el mismo Eno.

Por último podemos decir que las metodologías generativas proponen investigación, estética y técnica. Combina varios elementos como funciones matemáticas y algoritmos con el diseño, lo que nos permite obtener resultados casi infinitos. Pero no propone el reemplazo del diseñador, al final del proceso es él quien decidirá cuál de todas las opciones es la más viable, además de analizar cuáles pueden ser las desventajas o posibles fallos.

Algunos expertos han sentido que el sistema generativo invade su campo de trabajo y en iluminet nos interesa su punto de vista. ¿Es un apoyo en el proceso de diseño o deshecha a los creativos? ¿Le agrada a los diseñadores este sistema que replantea su labor?  

Source link